Mentalidad de diseño

Diseño para hoy, para la gente.

Uno de nuestros pilares en lab nueve siempre fue el de diseñar para la gente, diseñar estrategias, metodologías, productos y servicios. Diseñar para amplificar el impacto de los proyectos con los que trabajamos y de esa manera contribuir a mejorar el mundo. Es posible que sea cliché pero realmente creemos en ello y desde todo punto de vista buscamos la coherencia allí.

Hablando de diseño la formula general ya está definida y es conocida ampliamente: identificar problema, tener un espacio de investigación e ideación y generar una implementación, ¿es así como se resuelven los retos?. Ojala fuera tan simple, es en lo especifico donde nos encontramos grandes interrogantes de cómo diseñar para la gente, como diseñara para el hoy en un entorno donde nos encontramos con problemas que dejaron de ser estáticos para ser absolutamente dinámicos. En esta ocasión  quisiera exponerles mi punto de vista sobre la mentalidad requerida para el diseño de soluciones en la actualidad.

Podría resumir la mentalidad de diseño en cuatro pilares: Confianza creativa, empatía, abrazar la incertidumbre, optimismo. Estos tienen un impacto directo en nuestros comportamientos, de hecho, estos factores son los determinantes de cómo respondemos ante x o y situación que se presenta en cualquier etapa del proceso, cabe resaltar que cuando hablo de diseño estoy refiriéndome a cualquier persona que está en búsqueda de proponer una solución a un problema para mejorar su entorno. Sin mas preámbulo comencemos a desglosar uno por uno de los pilares.

Confianza creativa, David Kelley el fundador de IDEO, describe la confianza creativa como la noción de tener unas muy buenas ideas y poder actuar a partir de ellas, la confianza creativa es ser consciente de que la creatividad es inherente al ser humano, es tener una concepción amplia sobre esta y comprender que va mas allá de la capacidad de esculpir, pintar o construir un modelo financiero, es comprender la creatividad como una forma de vida, una manera de encarar problemas. la confianza creativa te permite no abrumarte al momento de tomar los saltos de fe en el proceso de diseño de soluciones, confiar en que tendrás la facultad de diseñar una solución novedosa y contundente al problema  que te enfrentas, mejor dicho, la confianza creativa es el detonante para remangarse y trabajar en resolver ese gran reto.

Empatía, esta si que debería ser un pilar no solo del diseño de soluciones pero de la vida en general, todos tenemos condiciones diferentes, vivimos problemas de distinta manera y nuestro contexto es diverso, no tomar en consideración estos puntos es muy egoísta y poco estratégico, la empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, ver y vivir sus problemas, para tener empatía es necesario  conocer muchas personas, en muchos lugares en diversos escenarios. La empatía nos permite conocer realmente el problema y sus diferentes esferas, en que contexto se genera, quienes son los actores y por que se sienten de determinada manera. Practicar la empatía es determinante para diseñar soluciones que las personas realmente quieran adoptar.

Abrazar la incertidumbre es mitigar la frustración, más aún cuando estamos en pro de la búsqueda de soluciones nuevas o novedosas. ¿Has escuchado que lo único constante es el cambio? A esto nos referimos, regularmente los procesos de diseño nos encontramos con factores que determinan un nuevo rumbo del problema y por ende de la solución, es por esta razón que ser agiles es prudente, validar en pequeños cortes los puntos que integran tu solución ayuda a no tener que hacer cambios radicales cuando ya tienes tu proceso muy adelantado. Ojo, dije ayuda, no garantiza. Abrazar la incertidumbre es darse permiso para explorar nuevas vertientes tanto en el punto de entender tu problema como en el momento de proponer la solución.

Por ultimo y no menos importante el optimismo, el cual es la gasolina de este vehículo, hay quienes afirman que el diseño es inherentemente optimista pues si no se creyera el progreso como una opción nunca enfrentaríamos un reto de diseño y propondríamos soluciones. Incorporar el optimismo en tu mentalidad es pensar un poco más en como sería y un poco menos en todos los peros que existen, sin embargo hay que tener claridad en la frontera de ser optimista con el proceso y  ser irracional, el optimismo no debe opacar tu capacidad analítica la cual es absolutamente clave en el momento de la implementación de tus ideas. El incluir el “que tal si” o “como sería” o simplemente cambiar el “pero” por un “y” es por lo menos llamativo y te invito a que lo pruebes.

Sin mentalidad adecuada no hay metodología que pueda resolver un reto o problema, recuerden que estos factores inciden directamente en como actuamos por ello es fundamental trabajar en ellos. 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *