¿Diseñando el futuro?

Compañías haciendo planes estratégicos pensando a 15 años, organizaciones con visión de 20 años, empresas pensando en horizontes 1,2 y 3. Ya pensaron que hace 10 años recién whatsapp estaba naciendo, Instagram no había nacido, los asistentes de voz apenas estaban en la mente de algunos visionarios, las criptomonedas iniciaban a operar y Tesla tenia 6 años de fundación, mi pregunta hoy es ¿pensar y diseñar estrategias para el futuro a ese plazo está errado?

Desde los 70s muchas empresas han buscado en la gestión estratégica la respuesta para el diseño del futuro, empresas como Boston Consulting Group, Monitor Group y otras han sido reconocidas por mitigar la incertidumbre en grandes y reconocidas empresas a través de la gestión estratégica, más recientemente esta sensación de contexto ha migrado hacia lo que presenciamos como el auge del emprendimiento y la innovación, hemos pasado de buscar mitigar al incertidumbre a abrazarla. La definición de este termino se refiere a la falta de certeza sobre algo, de ahí la intención de diseñar el futuro.

El auge de las startups es el resultado del aumento de la velocidad en que se mueve le mundo, la información fluye cada vez más rápido y esto tiene como consecuencia el mercado y sus ciclos sean mas cortos, fenómeno del cual no podemos perdernos porque (así sea cliché usar este ejemplo) hemos visto como gigantes de la talla de Kodak, Block Buster, BlackBerry y muchas más se han ido quedando atrás, no por falta de planeación ni mala gestión financiera, ni siquiera por un mal servicio o gestión comercial. El gran error que muchos han cometido es pensar en el diseño del futuro como algo lejano, ajeno, sin prioridad y basado en hipótesis estáticas que nunca se comprueban. El diseño del futuro del 2029 no se va a tener lugar en 2028, ya se viene construyendo hace tiempo y cada día avanzamos y consolidamos esa dirección con nuestras acciones, hoy me pregunto si la adaptación de nuestras empresas, proyectos y vida en general a la tecnología la hacemos de manera consciente o simplemente navegamos en el mar de información y algoritmos.

No hay texto alternativo para esta imagen

El postulado que hago desde Lab Nueve frente al diseño del futuro es abordado desde una perspectiva de propósito superior sólido pero una conceptualización, diseño y ejecución de estrategias líquidas, en otras palabras, me refiero a buscar la convicción solida y valores concretos pero una ejecución ágil que responda a los hallazgos que presenta el mercado, consideramos que bajo el enunciado con el que este artículo inició donde presenciamos que hace 10 años nuestro mundo operaba de manera radicalmente diferente, diseñar planes y hacer suposiciones inflexibles sobre los futuros escenarios es una locura ¿ Qué pasa si nuestra estrategia está pensada y planeada en panoramas de diez años? ¿ Cómo podremos tener en cuenta el riesgo que supone si algún gran jugador como fue netflix para block buster, iOS y Android para blackberry o lo que ahora es blockhain para los sistemas tradicionales aparece en nuestra industria?¿ Vamos a revisar nuestro indicador de impacto del objetivo x y buscar alguna acción correctiva? Propongo en lugar de eso, por supuesto tener un orden en la operación de todo, un propósito superior que nos vigorice y mantenga unidas las partes del proyecto pero además de eso una especial atención a lo que sucede en el mercado actual y no tener miedo a adaptar y probar cambios que inicialmente parezcan ridículos, actuar de manera ágil, medir solo lo que determina el norte de nuestra operación, tomar decisiones basadas en datos no con las predicciones de un Excel que nos construyo un consultor hace 5 años.

Recomiendo especialmente prestar atención a lo que sucede hoy con: blockchain, asistentes de voz, machine learning y todo lo que se relaciona con la optimización de recursos y tiempo. Pregúntate como está tecnología esta integrada en tu modelo de negocio y que valor te agrega.

El futuro no se diseña porque su formato se construye cada día, no pensemos en horizontes a largo plazo sin tener agilidad en el presente. 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *