Cambio de decada

Por estos días muchos estamos de reflexión en diversos aspectos de nuestras vidas, evaluando que hemos logrado (lo que nos sentimos orgullosos) y en que hemos fallado (lo que lamentamos y sobre lo que esperamos aprender). Después de hacer un ejercicio juicioso de revisión solo puedo sentirme agradecido ¡Que año de locos! en este ultimo año de la década si que he aprendido. operé Lab Nueve mi proyecto soñado el cual está en su primera etapa y me he topado ciertamente con los retos y desafíos d de cualquier emprendedor de latam, para hacer un contexto general sobre este proyecto puedo contarles que Lab Nueve es una organización cuyo propósito superior es generar apertura mental y de alma para compartir conocimiento, esto se realiza a través del diseño estratégico, el diseño de servicio y los producción de workshops. Nuestro “negocio” es ayudar a conectar los propósitos de las organizaciones con su estrategia y sus operaciones, esto ultimo de manera dinámica y ágil respondiendo a las condiciones del mercado.

Con lo anterior dicho creo interesante exponer 3 fallos o aprendizajes que adquirí a través de los retos que tuve que encarar este año:

No hay texto alternativo para esta imagen
  1. No adaptación al mercado local: Resulta que todo la inspiración, el concepto, metodología, estrategia de acercamiento al mercado y costeo estuvo basado en un mercado absolutamente diferente al que me encuentro. Si bien mi proceso para definir ¿qué sería Lab Nueve? recogió toda mi experiencia y en lo que he trabajado toda mi vida, mis gustos y mis pasiones fue en NYC donde tuve finalmente ese momento eureka donde pude conectar los puntos. Esto me costo un primer cuarto de 2019 absolutamente complicado en términos de facturación pues aparentemente ya había identificado una necesidad en empresas nacientes, eran ellos quienes debían percibir ese deseo de progresar, sumado a unos costos altos la disyuntiva de estas empresas fue o realizamos un proceso de transformación empresarial / diseño de servicio o compramos nuestra materia prima y operamos. A fin de marzo identificamos ese error y modificamos la estrategia entregando valor a las empresas nacientes de una forma distinta, a través de workshops los cuales tienen un precio promedio, migramos los dos servicios restantes del portafolio a empresas en una fase posterior de consolidación en la cual si perciben claramente nuestra pertinencia. De esto la recomendación es probar estrategias y ser muy ágil en el ajuste de las mismas.
  2. Legalidad: En esta erramos la mayoría, no saben cuantas veces he recibido esta recomendación, cuantos errores he visto cometer en esta materia, cuantas veces he consumido contenido relacionado con la legalidad de los negocio y aún así hemos caído en la informalidad. Operar sin un contrato que defina claramente los tiempos, entregables, responsabilidades, formas de pago y demás cláusulas es un riesgo que no vale la pena tomar. Este año nos ha sucedido en muchas oportunidades el atraso en pagos de clientes, el incumplimiento de plazos lo cual retrasa toda tu linea de tiempo de ese proyecto puntual y si tienes mala suerte toda la linea de tiempo de tu organización. Incluso hemos entregado un proyecto en su totalidad y 250 días después seguimos esperando el pago, no cometan ese error construyan contratos adecuados, hablen con un abogado y operen con “tranquilidad”.
  3. No tomar más riesgos: Cuando es tu piel la que estás jugándote es absolutamente natural que tengas “miedo” de arriesgarte, cuando se trata de crecer exponencialmente debemos estar dispuestos a realizar apuestas grandes que apunten a desafiar los limites actuales. Este es un punto pendiente en Lab Nueve, si bien tenemos un lineamiento estratégico de reconfigurar la forma en que se vive en el centro de Pereira y buscamos llevar la solidez conceptual y agilidad a las organizaciones, puedo notar como nos hizo falta tener victorias tempranas y consecutivas, la recomendación finalmente es identificar esa gran apuesta que al inicio puede sonar fuera de cordura y posteriormente buscar las victorias tempranas y consecutivas!

Esos son solo algunos de los puntos en los que nuestro desempeño no ha sido el mejor, sin embargo me siento absolutamente agradecido y feliz por aprender tanto y tan frecuente, por lograr en 365 días no renunciar ni un segundo a creer que a partir del conocimiento compartido puede cambiar la forma de como el mundo opera hoy, un orgullo tremendo poder afirmar hoy que este era el camino correcto! Nos vemos en la próxima década.

Sebastian Valencia – Fundador Lab Nueve.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *