Estrategia en tiempos de cambio

Estamos ante un hecho absolutamente histórico, seguramente nuestros nietos, los nietos de sus nietos sabrán que en determinado momento de la historia de la humanidad, una pandemia hizo parar las operaciones de cientos de millones de compañías, reconfiguró en poco más de 3 meses la forma en que la humanidad se percibe desde el ámbito social, económico, incluso cultural. 

Señoras y señores, nos encontramos ante un re-inicio colectivo, estamos presenciando quizá el cambio de paradigma más tangible hasta hoy. En mi caso he tenido diversas etapas de re-inicio, sin embargo cuando esa sensación de incertidumbre se torna colectiva puede ser un poco abrumadora, con certeza habrás pasado momentos de estrés, ansiedad y desesperación, todas estas son sensaciones poco agradables pero también son terreno fértil para la creatividad y si le agregas estrategia también para la innovación.

En Lab Nueve nos dedicamos a conectar propósito y estrategia a través de la curiosidad y el método, reiteramos permanentemente que una empresa sin propósito, está condenada a no conocer el largo plazo, a sucumbir ante la primera situación de alto estrés e incertidumbre. En este nuevo “normal” en que entramos se hace evidente la importancia de trabajar bajo un propósito superior a los individuales, cada vez más buscamos sentirnos parte de algo, nuestra dinámica de consumo cambia y preferimos comprar a compañías que sentimos más cerca, la eficiencia y productiva son absolutamente fundamentales, pero estas ya no son determinantes de compra para tu comunidad.

En este nuevo “Normal” creemos que pensar en tu compañía como un sistema, es la decisión adecuada, un sistema en el cual tu unidad productiva es solo una parte, tus activos intangibles son otra, tus clientes ahora son aliados fundamentales para desarrollar tu objetivo, pero además tus proveedores son ese engranaje fundamental para garantizar una alta calidad de producto (o servicio si es tu caso), tu junta directiva o tus socios son propulsores que ayudan a evolucionar tu sistema, y en definitiva todo el sistema tiene un hilo conductor, tu propósito,  este es además un filtro estratégico que puede determinar que acciones son coherentes y cuales no.

Este es el momento de hacerse preguntas que te inviten a rediseñar tu estrategia, desde ¿cómo concibes tu organización o compañía? ¿te defines por la categoría de producto que usas o por el tipo de beneficio que entregas? Vuelve a las bases y si aún no tienes claro cual es el propósito de tu proyecto, ya sabes cual es tu punto de partida. Analiza las herramientas que tenemos hoy a disposición para seguir informando a tu comunidad y procura que sea de doble vía, escuchar tus clientes es quizá la acción estratégica más importante que puedes realizar hoy. Cada día cuenta, tu planeación debería ser lo suficientemente ágil para reaccionar rápidamente a los cambios de contexto, que por estos días suceden de manera acelerada.  En este nuevo “normal” reinventarse ya no es tendencia, ahora es una obligación, deseo que la incertidumbre no te paralice, por el contrario que te empuje hacia lo desconocido, créeme vas a tomar las decisiones correctas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *